sábado, 5 de diciembre de 2009

La cultura nuestra de cada web, dánosle hoy


Los libros son caros. Pero se puede también decir que los libros no son caros. Se puede decir que lo único caro del mundo son los libros. Todo lo demás es baratísimo. Los zapatos son baratos; la vivienda es barata; la barra de labios es muy barata. Todo barato. Sólo son caros los libros. Quienes critican son normalmente los que no leen. Y además encuentran en esa supuesta razón el argumento para decir que no leen. Sí, los libros son caros. Pero es que todo es caro. Y ¿por qué tienen los pobres libros que sufrir todos los días la monserga de que son caros? La verdad es que los libros no nacen, no caen del cielo como la lluvia. Se hacen. Se componen de papel, tinta, la sensibilidad del autor, la competencia técnica del tipógrafo -si es que aún se llama así-, necesitan de un distribuidor, una librería. Y cualquiera de ellos ha de ganarse su salario. En este proceso sucesivo parece que todos tiene que estar bien pagados menos el que en primer lugar hacen los libros, o sea, los autores. Esos no. Los autores deben vivir como misioneros del libro: sin comer, sin casa, sin caprichos, así los libros serán baratos. Pues bien, si los libros han de ser baratos y no lo son, ¿qué haremos?

José SARAMAGO: "Nuestro libro de cada día", Pregón de la Feria del Libro de Granada, 1999.


Esta reflexión del Premio Nobel portugués es extensible a cualquier producto de la cultura que ahora se debate entre la vida y la muerte por la moda digital de que todo lo cultural debería estar al alcance de la mano para todo el mundo, como las estrellas del cielo. ¿A que el papel que Saramago reserva al autor en este irónico pregón se parece demasiado al que los pobres agricultores desempeñan cada vez más en este mercado nuestro de los tomates por las nubes?

2 comentarios:

José Juan dijo...

Hola Álvaro, soy José Juán, de Olvera. Pasaba por aquí a ver tu blog de nuevo, que hacía bastante que no entraba, y veo que te va bien ¿no?
Pues nada, decirte que al final me "mediodecidí" a hacer la carrera de periodismo, y digo "mediodecidí" porque no sé aún si hacer periodismo o publicidad. ¿Tú qué me sugieres, periodismo, verdad?

¡Espero que estés muy bien, un saludo! :)

Álvaro Romero Bernal dijo...

Me alegra mucho saber de ti, José Juan. No me gusta dar consejos así de trascendentes, pero no me atrevería a decidir por ti si lo mejor en tu caso sería periodismo o publicidad. Ten en cuenta que Publicidad, dentro de la misma facultad de Comunicación, es en realidad Publicidad y Relaciones Públicas,y yo creo que a ti se te darían muy bien ambas cosas. Lo del Periodismo es una vocación más específica, que requiere escribir bien y tener olfato para la noticia, cosas que, por supuesto, también se van aprendiendo. Hombre, si te mueves mucho, yo creo que Publicidad y RRPP puede llegar a tener incluso más salida. Otra opción, en cualquier caso, es empezar por una de ellas, y cuando estés en tercero, decidirte definitivamente, ya que los dos cursos creo que siguen siendo comunes.

Un abrazo.

Álvaro.