martes, 29 de abril de 2008

Aceite: avisos resbaladizos

El guirigay del aceite de girasol ha demostrado dos axiomas: que cuando los poderosos dudan por la mínima toman medidas radicales para no cogerse los dedos y que la víctima facilona siempre es el hombre del campo y lo que sigue. Cuando el ministro de las células madre, el señor Bernat Soria, tuvo conocimiento de determinados agujeros negros en la importación del aceite ucraniano, debería haber puesto en marcha inmediatamente un resuelto equipo técnico que detectara la partida y las marcas concretas aquel mismo día. Pero tal vez el problema sea que tal equipo no existe. Por eso se optó por dar la voz de alarma en los medios de comunicación para que el personal tirara las garrafas de aceite a la basura, los supermercados las retiraran de las estanterías y el mercado quedara tocado de un ala, tal y como les sucedió a los ganaderos con la pesadilla de las vacas locas, la gripe aviar y otras gripes o pestes de la irresponsabilidad política de la última década. Ahora resulta que ni los aceites eran tóxicos ni había riesgo en la práctica desde el principio, pero ya será difícil limpiar las manchas aceitosas de la calumnia generalizada.

Eso a los políticos no parece importarles nada. En este caso son los del PSOE; en otros fueron los del PP. En economía del trabajador, dos caras de la misma moneda. Ahora, que cada palo aguante su vela y el gobierno la de la nadie. Determinadas marcas de aceite deberán pagarse campañas publicitarias para recuperar la confianza del consumidor. Y si no lo consiguen, que cierren, ¿no? Ah, no, ya vendrá algún ministro salvador a conseguir que empresas extranjeras se instalen para producir mileuristas.

Ya.

3 comentarios:

Manuel dijo...

"Ahora resulta que ni los aceites eran tóxicos ni había riesgo en la práctica desde el principio" Eso no es exactamente así. Se están dando las marcas limpias, pero hay aún muchas marcas que están bajo sospecha. Al parecer, el aceite contaminado se ha repartido entre dos distribuidoras muy potentes (¿quizá Carrefour? ¿quizá Mercadona?) y entre otras empresas que han podido usarlo en hoteles/restaurantes o para producir mantequillas, mayonesas etc... Es decir, que lo grave es que ahora no son capaces de detectar dónde ha ido a parar el "veneno" y si lo averiguan, se callan porque el dueño es poderoso y se le puede hacer mucho daño. En fin, que otra vez la misma historia: que unos ahorran costes y otros pagan el pato. Y mientras tanto, la Administración, ni se cosca, y si lo hace, se pone de parte del gigante.

Manuel dijo...

Y otra cosa. También dicen que no hay riesgo para la salud pública. ¿Quién puede demostrar con certeza que aceite vegetal combinado con hidrocarburos no es peligroso? Aún no ha muerto nadie, pero ¿y si enferman dentro de dos años como consecuencia de ese aceite?
Hace no mucho tiempo decían que en España estábamos protegidos de las "vacas locas" y ya han muerto unos cuantos (y a esperar...)

Anónimo dijo...

ESTA ES LA HISTORIA MODERNA QUE EN NUESTRA DIETA NOS ACOMPAÑA Y POR LO QUE SE INTUYE SEGUIRA FORMANDO PARTE DE NUESTRA COMPAÑIA EN EL CONSUMISMO COTIDIANO,CLARO ESTA QUE DE POR PARTE DE EL MINISTERIO DE AGRICULTURA Y DE LA CAMARA AGRARIA EUROPEA NO CESAN EN EL EMPEÑO DE HACER DESAPARECER MATERIAS ACTIVAS QUE PERJUDICAN SERIAMENTE LA SALUD DE LOS COSUMIDORES DE FRUTAS Y HORTALIZAS,BIEN,HASTA AHI TODO DE ACUERDO,PERO LO QUE NO ALCANZO A COMPREDER COMO PODEMOS PERMITIR QUE A NUESTRAS ESTANTERIAS DE TODAS LAS CADENAS DE SUPERMERCADOS FUSIONADAS O NO,LLEGEN GENEROS DE OTROS PAISES COMO MARRUECOS ENTRE ELLOS,DONDE CARECEN DE CONTROLES DE RESIDUOS TOXICOS Y LLEVANDO A CABO TRATAMIENTOS FITOSANITARIOS SIN LIMITE QUE LUEGO NOSOTROS AQUI LO CONSUMIMOS,MI PREGUNTA ¿QUE ESTA PASANDO? PUES LO QUE VERDAD INTERESA SON LA MANIPULACION Y COMERCIALIZACION DE LOS PRODUCTOS AL MAS BAJO PRECIO POSIBLE PARA ASI NOSOTROS ADQUIRIRLO CON LA IGNORANCIA DE SABER DE DONDE VIENEN. YA VEREMOS DONDE IRA A LLEGER ESTE ASUNTO.