lunes, 17 de diciembre de 2007

El agua que bebemos

El líquido elemento, que diría algún locutor ignorante y cursilón de mi pueblo, es el 70% de nuestro cuerpo y es además elemental para vivir. De modo que deberíamos cuidarnos bien del agua que bebemos. Deberíamos, digo. Pero, ¿cómo? Bebemos el agua que nos dan o, mejor, el agua que nos dejan comprar; en el grifo vía factura o en el súper vía botella. Alguno podría pensar, en un arrebato de ecologititis, que lo mejor sería bajar a beber el agua de los ríos, como los personajes salvajes y líricos de las bulerías flamencas. Pues craso error también, porque resulta que "en los ríos urbanos hay más cocaína que ibuprofeno", según señala un entendido en la materia, Damià Barceló, un químico del CSIC que acaba de recibir el Premio Rey Jaime I 2007 a la Protección del Medio Ambiente. Y ya se sabe que, en nuestro país y a estas alturas, todos los ríos son más o menos urbanos. Lo peor no es la cocaína, resultado de que España está a la cabeza del consumo de esta sustancia en el mundo, sino los antibióticos, cuyos vestigios pasan incluso a los tomates que les echamos a la ensalada. Ensalada sana, y una porra. Para rematar la sorpresa, resulta también que todos estos restos espeluznantes son más probables de encontrar en el agua embotellada que en la del grifo, pues ésta pasa por muchos tratamientos que la hacen más pura aún que la que pasamos por caja y luego supone un engorro contaminante por el envase de plástico. Dice Damià en una entrevista que le hacen en el diario Público que "lo importante es que la gente no se asute". Pues mantengamos la calma. Y la sed.

1 comentario:

Ravi_hhh50 dijo...

HI NICE POST PLEASE VISIT HERE AND GET SPIRITUAL INFORMATION http://blackmagicproduct.blogspot.com http://rakshakavach.blogspot.com http://removeblackmagic.blogspot.com
THANK YOU