lunes, 7 de enero de 2008

Una vieja en El Vacie


Por un día, y por interés de relleno informativo y colgantín político, fue "la abuela del Vacie". María Díaz Cortés, probablemente la mujer más longeva de España, cumplió el pasado 4 de enero 116 años. Vive en su chabala del barrio sevillano de El Vacie. Lo de barrio es un decir, ya saben. Aquel día del cumpleaños, los periodistas la retrataron bebiendo un poco de zumo, como testimonia aquí la foto de Javier Cuesta. Los políticos dijeron alguna chorrada y alguien hasta se atrevió a escribir algún editorial. El Ayuntamiento sevillano dijo que trabajaba para encontrarle una solución: un asilo. Pero los gitanos ponen en su sitio al anciano, y no lo abandonan jamás. Así que la solución municipal se diluye ya en la posnavidad de los sueños incumplidos. La abuela se transforma de nuevo en vieja y continúa en su chabola. Después de un siglo allí, ¿de qué se va a asustar? Deberían trabajar mejor para encontrarle una solución al Vacie. Pero ya se sabe que los políticos trabajan a golpe de calentón y titular. O sea, cada cosa en su sitio y yo, en el sillón de mando. Mañana será otro día.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, por lo visto no hay ningún papel que certifique la fecha de nacimiento de esta respetable señora, por lo que igual son los familiares los que buscan un titular (o sea, un piso, o mejor: más pagas) que tiene no sé cuántos hijos y nietos y todos dicen vivir de la exigua paga de la anciana. En España tenemos un serio problema de desempleo, empleo precario, vivienda e integración social(aún no sabemos vivir con gitanos y ya tenemos que vivir con rumanos, chinos, colombianos y polacos) y no se puede, creo, poner parches sólo en aquellos casos que trasciendan a los medios de comunicación.

Saludos
http://www.manuguerrero.es

Álvaro Romero Bernal dijo...

Al margen del tufillo xenófobo que desprende el segundo paréntesis, reconozco, Manuel, que puedo estar de adecuerdo en sus dos consideraciones: que todo puede ser una patraña y que no podemos (ni debemos) poner "parches" en los casos mediáticos, claro que no. Simplemente, me ha llamado la atención la utilización del caso. Si los primeros utilizadores son los familiares de la respetable señora, pues digo lo mismo.

Anónimo dijo...

Claro, esa es mi opinión, que en esta ocasión no es el poder quien utiliza a la prensa sino la gente común. Eso salió en un periódico local, en AD y de ahí a todos sitios y el discurso de la familia era: "Queremos una paga" y ni siquiera pudieron mostrar el dni de la respetable señora u otro documento que certificara su nacimiento. Entonces da que pensar que hayan sido ellos quienes hayan recurrido al "116 años" para llamar la atención. De momento no se ha resuelto el problema y espero que no se resuelva porque en el Vacie hay más gente con el mismo problema, y en otras ciudades también. No se debe tapar parches sino acabar con los problemas. Y el segundo paréntesis, Dios me libre, no es xenófobo, es un matiz cultural. Sabes mejor que yo que en Andalucía, sin ir más lejos, aún no conviven en plena integración el pueblo gitano y el payo (no hay más que ver los bajos índices de escolarización o profesionalización de los primeros)y por tanto tampoco somos un pueblo que podamos acoger de forma normalizada a un importante número de personas procedentes de culturas radicalmente distintas a la nuestra. No lo digo yo. Lo dicen los jueces, los sociólogos... En el barrio de la Chana de Granada los rumanos están literalmente expulsando a los gitanos de las viviendas de proteccion oficial, es decir, arrojando por la ventana sus pertenencias y amenazándolos de muerte. Aquí en 10 años vamos a tener los mismos -graves- problemas que están teniendo ahora en Francia, Bélgica o Alemania. Multiplica por 15 los actuales casos de conflictividad social con el desarraigo como raíz. La inmigración está sirviendo para cuadrar números pero no se está haciendo adecuadamente. Y en ese caso sí es el poder quien utiliza a los más desfavorecidos. Lo veo justo al revés que tú.

Álvaro Romero Bernal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Álvaro Romero Bernal dijo...

No, no piensas justo al contrario que yo. Ya te he dicho que coincido prácticamente en todo lo que expones, sólo que matizo con la inevitabilidad del caso: es irremediable el proceso de migración mundial. No creo que sea cuestión de políticas concretas de países concretos. Se trata de algo que nos trasciende, aunque, evidentemente, también creo que podrían mejorarse los procedimientos de integración, etc.

Anónimo dijo...

El caso español y de varios países europeos no es inevitable, porque ha sido un proceso artificial. El poder ha utilizado inmigrantes (es decir, mano de obra barata)para favorecer cierto desarrollo económico, principalmente en el sector de la construcción y el agrario. Ahora vienen tiempos oscuros, de recesión, y al poder le sobra esa mano de obra. Ahora que no se venden pisos, por ejemplo, las manos de quienes te han ayudado a construir barato necesitan subsidios de desempleo, y eso al Estado no le interesa. Ayer precisamente dijo Sarkozy que se había reunido con Prodi y Zapatero para estudiar expulsiones masivas de inmigrantes. Álvaro, tú y yo, y la gran mayoría de la gente de la calle, pensamos con la cabeza y el corazón, pero el poder sólo piensa con el bolsillo. Las grandes oleadas de inmigración sólo benefician a determinadas empresas privadas. La auténica solidaridad se ejerce de otra manera. Es cuestión de distribuir la riqueza, no de meter en tu casa de forma indefinida todo aquel que no tenga para comer.

Álvaro Romero Bernal dijo...

Hombre, ya, tampoco digo yo eso. Pero sí sigo creyendo que España, goloso país del primer mundo, no ha podido sustraerse al encanto suscitado en latitudes de hambre feroz. No niego la responsabilidad de empresarios sin escrúpulos entre 1998 y 2002, aproximadamente, que fue cuando la avalancha de pateras creció tanto, ni voy a quitarle culpas a los sucesivos gobiernos, pero, insisto, una España tan bien posicionada, integrada plenamente en la UE y compañera de Italia y Francia en el barco del desarrollismo no podía ser ajena a las llegadas masivas de inmigrantes. Ocurrió en otros países previamente y no siempre fue por irresponsabilidad institucional, sino por pura lógica del pan de cada día.
En cualquier caso, me entusiasma ver cómo la historia de una gitana de edad incierta en El Vacie nos ha llevado por los interesantes caminos de la inmigración en la actualidad.

carmela dijo...

ANTE TODO NO SOY RACISTA, dicho esto paso a exponer lo siguiente: Los vecinos de la parte del CARREFOUR MACARENA, estamos desesperados indignados y sobre todo con mucho miedo, debido a la oleada de atracos y ataques que sufrimos por parte de los niños del VACIE, son niños de entre seis y doce años que no dudan en asaltar a la gente en trupe, sacandote navajas, y tirandote al suelo para quitarte el bolso, o a nuestros hijos cuando salen a la calle para quitarles el reloj de la comunión o cualquier cosilla que lleven. Siempre actuan en grupo, y como son tantos y conocen la LEY DEL MENOR para lo que les interesa, no temen a nada ni a nadie. TENEMOS MIEDO HASTA DE BAJAR POR EL PAN. ¿QUIEN NOS DEFIENDE A NOSOTROS?